Blog

En casa de herrero, cuchillo de palo

¡Te deseamos un próspero y exitoso 2019!

Ashiwea en alianza con ICOM

Ver nota 180.com.uy

La volatilidad del consumo

Pocas cosas alteran tanto y en tan poco tiempo al consumo interno en nuestro país como el cruce de las "barreras psicológicas" del tipo de cambio.
Barreras psicológicas en referencia a números redondos, recordables.
Así como cuando uno tiene veintipico y cruza a los treinta, esos días son de ansiedad, reflexión y angustia. Y en realidad nada cambió ni en nuestra mente ni en nuestro físico entre tener 29 años 11 meses y 29 días, o pasar a tener 30 años.
Algo similar pasa con el dólar en nuestro país. Mientras el tipo de cambio varía de precio (oscila, muchas veces subiendo y otras bajando) en valores ´similares´ para el mercado, el consumo mantiene la tendencia sin que sea afectado por el TC.
El análisis que harán algunos compradores podrá en el mejor de los casos ser racional, contemplando el bolsillo de cada uno, en el puedo/no puedo.
Pero cada vez que se marca un hito y se sobrepasa una ¨barrera¨ (los $20, los $30...) el problema es sensiblemente peor, y repercute en el consumo de forma inmediata y estrepitosa.
Por supuesto que hay otras variables más fuertes que hacen a largo plazo que el consumo crezca o decrezca, el tema es que la volatilidad del tipo de cambio actúa en forma exponencial sobre el comportamiento del consumidor cuando el billete verde pasa de una decena a otra.
Por un tiempo se paraliza o adormece todo, el consumidor se angustia, se retrae, reflexiona.
Al igual que con el cambio de edad, luego hay que seguir para adelante, asumiendo los nuevos valores, la nueva edad, viviendo con 29, 30, 31, o comprando con un Dólar a $30, $31...